My healthy day

Miércoles, octubre 29, 2014 0 No tags 1

En la última reunión de Empresarias de Mary Kay nos dijeron algo que me dio qué pensar: “Es fundamental que hagáis ejercicio y que os cuidéis para que os vaya bien el negocio”. Y yo, que llevo más de un año sin hacer nada, me dije que tenían toda la razón. Últimamente me encontraba muy cansada y de peor humor así que ese día me decidí a volver a hacer deporte. El problema era…¿ Qué hago? No me gustan los gimnasios multitudinarios, hacer cola para las máquinas, la música estruendosa (sí, soy un poco abuela). Mi respuesta vino dando un paseo por mi barrio. Me llamó la atención un gimnasio nuevo, Shape Up,  donde hablaban de una gimnasia diferente…me picó la curiosidad y ahí que entré. Lo primero que me fijé es que era muy bonito (un gimnasio bonito??? Pues sí!), los carteles de la pared me encantaron, lleno de frases motivadoras. La atención fue estupenda y me animé a probar una de sus novedosas clases, que se llama ABE, la semana siguiente.

Y aquí es donde comenzó mi Healthy Day. Me levanté tempranito, busqué por toda la casa mis zapatillas de deporte (tenían polvo y todo) y me fui al gimnasio. Deciros que la clase me encantó, muy recomendable y muy original; eso sí, terminé sudando como un pollo, pero de eso se trata no?  El Sistema ABE es una metodología sencilla, basada en la música y sin coreografías, te permite realizar una clase en la que consumes gran cantidad de calorías de una forma divertida, y todo ello con una percepción baja del esfuerzo. Gracias a la tecnología de su plataforma (la clase es todo el rato saltando encima de una plataforma tipo colchoneta) reduce el impacto articular, cosa que me vino genial para mis rodillas oxidadas. Los beneficios que se consiguen son: mejora en el bienestar y en la calidad de vida en general, se produce una gran quema de calorías (reduciendo el peso) ya que es un ejercicio intenso que a la vez no daña las articulaciones, hay una mejora de la energía vital y reduce el stress. Vamos, que terminé la clase y ya me he apuntado para ir dos días a la semana. Ya os contaré los resultados que voy obteniendo, que seguro que son buenísimos.

 

 

Pero mi día no terminó ahí…para recompensar mi esfuerzo (ejem) y para cuidar un poquito mi dolorida espalda resultado de coger a mi ceporrete de 12 kg, fui a conocer Fariolen Manila, en el exclusivo Barrio de Salamanca. Tuve la suerte de disfrutar de un Masaje Especial Luxury a 4 manos, solo con el nombre os podéis hacer idea de lo bueno que es. Se trata de un masaje oriental de dígito presión, energético y descontracturante con un aceite de aloe vera, todo un lujazo. No quería que terminara nunca! El sitio me encantó, el servicio exquisito, con un ambiente muy oriental y “zen”, enfocado en el bienestar asiático con los 5 sentidos, donde la música, decoración y ambiente en general contribuyen a que te relajes nada más entrar. Os lo recomiendo también 100%, ya sea porque os queréis dar un caprichito (que hay que cuidarse y mimarse!) o para un regalo especial. Yo desde luego volveré porque me he quedado con ganas de probar otros tratamientos, como el Lipo Masaje.

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*